Lunes, 29 de septiembre de 2008
Maria del Carmen Auruccio <[email protected]> 
responder a   [email protected]  
para   Pablo De Biaggio <[email protected]>  
fecha 29-sep-2008 18:10  
 
 
 
 
Los pájaros trinan,
y el viento que sopla
sabe a lluvia...
 
 
Y entonces habitada de agua,
Demeter sintió pánico,
Del río por el que flotaba
sintió la brisa deslizarse.
Y en ese abrazo rodeó a Estigia.
Y ambas aguas se juntaron...
y fueron dos ríos de infiernos
aquéllos que concedieron
la invulnerabilidad al resto de las Nayades.
 
Luego del ocaso,
de la oscuridad,
y del fuego,
y de la furia de Alecto,
la diosa de la tierra pudo darse cuenta
que no eran necesarias las estrategias...
pensadas e impensadas al fin y al cabo
era vulnerable... como todas las mujeres,
como los hijos que de ellas nacerían...
 
Marita Auruccio
 
 
 
 
 

Publicado por PabloDeBiaggio @ 21:08  | Poemas Recibidos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios